Jump to Navigation

Adrián Patiño (1895-1951)

Patiño nació en La Paz el 19 de febrero de 1895. Estudió con el maestro Torrico en el conservatorio nacional de música. Fue profesor en el mismo conservatorio. Fue director de la banda del colegio militar y director de bandas en el ejército. Compositor de gran sensibilidad, apeló a la tradición folklórica popular y creó un estilo musical que quizás pueda definirse como indigenista. Su obra elabora esa rica veta musical andina en composiciones como En los Andes Bolivianos y Nevando está.

En la creación musical de raigambre popular, pero en el ámbito de la música elaborada o culta, están los trabajos de Simeón Roncal, exquisito en las composiciones de cuerdas y otras variedades musicales para piano. Eduardo Caba por su parte, continuó el trabajo de Patiño del que fue contemporáneo, con música elaborada de caluyos y aires nacionales para piano. No se pueden olvidar las piezas que hicieron época en las bandas bolivianas, los llamados boleros de caballería; algunas obras de este género son ya clásicos de nuestra música, como El Terremoto de Sipe Sipe o la Despedida de Tarija.
Son relevantes también Antonio González Bravo en La Paz y Teófilo Vargas en Cochabamba; González es el primer musicólogo del país. Ambos se basaron en la rica herencia folklórica, el primero del altiplano y el segundo de la música criolla del valle; hicieron un rico repositorio de melodías indias y composiciones como La Obertura de la Coronilla, un Réquiem y otras piezas.

Jaime Mendoza Nava formado en Estados Unidos y España, creó poemas como Don Alvaro y Antawara, y Gustavo Navarre, que estudió en Francia, produjo varios Heder, sonatas y conciertos amén de una sinfonía; constituyen una pareja de compositores de tendencia universalista. Atiliano Auza de Sucre, es uno de los dos compositores que han incursionado en la ópera con su obra Incallajta.



Main menu 2

Book | by Dr. Radut