Los Toromona

Los Toromona

Los toromona son un grupo indígena que se asentó desde hace cientos de años en el departamento de Pando, entre los ríos Madre de Dios, Toromona y Arroyo Asunta. “En la década de los 80 ya eran pocas las familias sobrevivientes que recorrían la selva amenazados por petroleros, madereros y caucheros. Nunca se tuvo contacto formal y actualmente se teme que estén al borde de quedar exterminados”, asegura el antropólogo Wigberto Rivero.

Un grupo de campesinos colonos denominó Toromona a su comunidad y es probable que exista confusión entre éstos y el grupo étnico, ya que algunos piensan que los colonos son en realidad indígenas que dejaron atrás sus usos y costumbres. “Incluso se sabe de casos en los que muchos colonos sacan ventajas sobre esta confusión”, explica el antropólogo. También hay investigadores que confunden a los toromonas con algunos grupos de indígenas esse ejja que viven en la frontera con Perú, o con los araonas que se asientan en el río Manupare.

“Lo más probable es que los toromona hayan sido exterminados o que los últimos sobrevivientes hayan muerto en su intento de escapar de los invasores de su territorio”. En los años 80 del siglo XX, el agrónomo noruego Lars Hafskjold intentó encontrarlos y se metió en la selva, pero nunca más regresó. En los años 2000, 2001 y 2003, el argentino Pablo Cingolani, apoyado por el Gobierno boliviano, también organizó expediciones en la jungla del Parque Madidi, en busca del antropólogo Lars Hafskjold y de los toromonas, sin obtener resulta dos positivos.

Según los últimos registros logrados en las décadas de los 70 y 80, este pueblo había perdido muchas de sus características étnicas, debido a su contacto con la civilización occidental, y con otras naciones más numerosas y de fuerte arraigo e influencia, como la mosetén, cuyos pueblos se asientan en las inmediaciones.

Tradicionalmente se dedicaban a la agricultura; el cultivo del maíz, legumbres y calabazas, y complementaban su dieta con la recolección de frutos silvestres, la caza de aves y puercos de monte. Durante los meses de aguas altas en los ríos de Beni y Pando, es decir, septiembre, octubre y noviembre, pescaban casi a tiempo completo porque lograban comercializar todos los peces en los poblados cercanos. Los caciques e incluso algunas mujeres líderes aprendían algunas palabras en castellano y las usaron para valerse del trueque y lograr algunos productos e insumos con su producción piscícola.

También se dedicaron, a partir de los albores del siglo XX, y siempre gracias a sus contactos con otras culturas más desarrolladas, a la ganadería con la cría de pequeños rebaños de vacas, caballos, ovejas, cabras y aves de corral, que les servían exclusivamente en su alimentación y para curtir pieles y procesar el plumaje para la confección de la vestimenta.

Datos

Habitantes: INE (2001). No se toma en cuenta como pueblo indígena. Conniob (Confederación Nacional de Nacionalidades Indígenas y Originarias de Bolivia) (2004). Sí se considera, pero no posee datos sobre su cantidad.

Ecorregión: Chaqueña

Departamento: Pando (área sur).

Provincias: Iturralde y Manuripi.

Municipios: Ixiamas, San Buenaventura y San Pedro.

Idioma: Toromona.

Los toromona

etiquetas: 

Contenidos Relacionados

Cuenta Teobaldo Noé sobre sus ancestros: “La historia dice que nosotros estábamos en cuatro departamentos: La Paz, Cochabamba, Santa Cruz y una parte del Beni. En ese tiempo nuestros antepasados eran bastante ingenuos y humildes. Vivíamos como nómadas, de un lado a otro, porque el territorio era muy grande y muy rico a la vez”.

Los yuracaré andan siempre en busca de la Loma Santa, la tierra sin mal que, según su mitología, Dios les tiene predestinada para que se acaben las injusticias.

Hasta inicios del siglo pasado, fue común entre los yuquis un sistema de estratificación social de amos y esclavos, o por herencia u orfandad. Pero luego de la influencia de los evangelizadores se conformó la típica familia nuclear (de fuertes lazos entre parientes directos) de pareja monogámica.

La organización social de los yaminahua tiene como pilar la familia extensa, es decir, con lazos medianos y lejanos de parentesco; actualmente debido a su sedentarización se funda en la familia nuclear, donde están sólo los parientes inmediatos, siendo el padre el jefe.

Según cuenta el antropólogo Milton Eyzaguirre, investigador del Museo Nacional de Etnografía y Folklore (Musef), “en esta etnia, una mujer puede decidir la separación de su pareja e inmediatamente puede elegir a otro hombre del mismo grupo. Es la mujer la que dispone de las relaciones de matrimonio”.

La explotación de los hidrocarburos afectó enormemente a los weenhayek, etnia asentada en tierras tarijeñas, no sólo porque su población sufrió una merma debido al impacto en el medio ambiente, sino porque la presencia de las transnacionales está carcomiendo las raíces de identidad de este pueblo que siempre se consideró superior a las demás culturas del Chaco.

Los pueblos chipaya, murato e hiruito, todos asentados en el territorio de Oruro, a orillas de los lagos Uru Uru y Poopó, están encasillados como un solo grupo étnico. Su trascendencia siempre fue muy escasa a raíz del dominio expansivo aymara que perduró durante todo el tiempo de la Colonia.

El antropólogo Álvaro Diez Astete, autor del libro Pueblos indígenas y tierras bajas, reconoce que “no existe una información precisa sobre la etnohistoria de los tapieté, porque con el paso de los años se ha subsumido en la historia del pueblo guaraní, por lo que muchas veces son considerados como una parcialidad más de esa macroetnia”.

Las referencias más antiguas sobre esta comunidad asentada en los territorios de Santa Cruz y Tarija se encuentran en documentos y censos de principios del siglo XX.

La organización social básica de los tacana, que tienen varias comunidades en el norte de La Paz y en Beni, se fundamenta en la familia nuclear, formada por los enlaces directos. Tienen tendencia a contraer matrimonios endogámicos en un alto porcentaje, aunque ello no es estricto y cualquiera puede casarse con personas de otro pueblo. Un censo de 2004 establece que quedan 8.380 tacanas.