Mitos y cuentos Chiquitanos

Ahora en 500, años casi todo se ha perdido, pero estamos todavía aquí. Con la ayuda de ustedes podemos hacer algo todavía. Yo me siento de verdad muy triste, con mi cultura, con mi lengua, que ya está casi, casi por ahí. Yo por lo menos sé todavía hablar el bésero. Mis hijos ya sólo entienden algunas palabritas. Y yo creo que de igual manera pasa con el aymara, no sé.  Pero, aquí estamos para poder aportar por lo menos una palabrita, para hacer algunos libros para que el país llegue a conocer (Pedro Ipamo).

La población del pueblo chiquitano, cuentan con una población de 76.073 habitantes en Moxos y 112.248 habitantes en Chiquitos.  Los moxeños se encuentran en el departamento de Beni, distribuidos en las provincias de Cercados, Moxos y Ballivian.  Los chiquitanos por su parte se encuentran en el departamento de Santa Cruz, en las provincias de Ñuflo de Chávez, Velasco, Chiquitos y Germán Busch.  Tienen como actividad principal la agricultura, cuentan con vías de acceso aéreo, terrestre y fluvial y pertenecen a la familia linguistica: arawak, chiquitano y movima.

etiquetas: 

Contenidos Relacionados

—Ya es hora de irme.  Me voy a ir el cielo, me voy a convertir en estrellas. Eso que van a ver en el cielo, eso yo voy a ser —había dicho esa viborita (Jesús Saravia).

Narradoras y narradores de los relatos de los Mosetenes: Catalina Signez, Jesús Renato Vani, Sebastiana, Jesús Saravia, Cirilo Masa, Donato Vaya, María Concepción Sequena.

Cada uno de nosotros tenemos nuestra cultura. Nosotros no queremos perder nuestra cultura. Con estos años que estamos avanzando, se está también perdiendo las lenguas. Estamos en el país, rodeados con diferentes lenguas, y es así que ahora nosotros rogamos que cooperen a nuestras lenguas...

Antes existían grandes sabios de los Movimas, ellos dominaban la mente.

Realmente hacían maravillas hasta incluso se transformaban en animales, en el animal que ellos deseaban. Los sabios se apartaban de las tribus a lo más profundo de la naturaleza y de allá retornaban con más sabiduría (Erlan Rojas).